La transformación digital de las empresas

Las empresas serán digitales o no serán

La transformación digital de las empresas no es el futuro. En realidad, podríamos decir que es mucho más que una necesidad del presente. La crisis provocada por la pandemia del Covid-19 ha demostrado que las compañías y organizaciones que ya habían iniciado su proceso de digitalización han sobrellevado mucho mejor los desafíos de los últimos meses.

Por ello, en esta era post Covid-19, el futuro inmediato de las empresas debe pasar por su preparación de cara a futuras crisis sanitarias, pero sobre todo por la elaboración de una hoja de ruta para la transformación digital.

Estos dos objetivos van de la mano y se conseguirán principalmente con la creación de un plan de crisis y poniendo el foco en la digitalización de todas las operaciones empresariales posibles.

De hecho, los expertos vaticinan que la recuperación de la actual recesión pasará irremediablemente por profundizar en la economía de datos, desplegar las infraestructuras digitales, consolidar desarrollos tecnológicos y acelerar la formación digital.

Sin embargo, el concepto de transformación digital y sus objetivos a menudo pueden percibirse como demasiado amplios y vagos y, por lo tanto, inalcanzables. Nada más lejos que la realidad. 

Cualquier empresa u organización puede llevar a cabo su propia estrategia de transformación digital adaptándola a sus necesidades. Y esto, por supuesto, incluye las pymes.

Pero, ¿en qué consiste la digitalización exactamente? ¿Cuáles es el paso a paso a seguir? Lo explicamos a continuación.

¿En qué consiste la transformación digital?

Como decíamos, hoy en día la transformación digital de las empresas es más una necesidad que una opción. Sin embargo, ¿qué significa exactamente?

Podría decirse que la digitalización empresarial consiste en reinventar una compañía u organización empleando la tecnología en todos los procesos posibles.

Aún así, no es tan simple como implementar herramientas tecnológicas. De hecho, estas son solo una consecuencia del cambio de planteamiento corporativo. Es decir, el uso de la tecnología debe utilizarse para repensar todos los procesos para hacer las compañías y las organizaciones más eficientes.

Así pues, la digitalización va mucho más allá de montar un CRM (programa de gestión de relaciones con clientes), un ERP (sistema de planificación de recursos empresariales), llevar a cabo acciones de marketing digital o crear una tienda online (ecommerce).

Una vez se comprende exactamente en qué consiste la transformación digital, es cuando surgen sobre todo preguntas sobre cómo empezar a implementarla. Para poder realizar este proceso con éxito, es importante definir primero una estrategia.

Fases de la transformación digital

Antes de iniciar la transformación digital y gestión del cambio en una empresa, es necesario tener en cuenta el siguiente paso a paso.

 

  1. Análisis de la empresa. Aunque parezca obvio, el primer paso es evaluar los diferentes procesos que tienen lugar en la compañía tanto interna como externamente y desglosar todos los pasos. Solo así se podrán automatizar.
  2. Cambio de mentalidad. En la era de la transformación digital, es necesario que las empresas estén abiertas al cambio y fomenten la innovación constante. Para ello, el papel de la dirección será determinante.
  3. Expertos en digitalización. Este proceso puede resultar abrumador para las empresas de menor tamaño por falta de formación y/o experiencia. Pero también las compañías grandes pueden sentirse desbordadas por la cantidad de procesos y datos que manejan. Es por ello que contar con una consultoría en transformación digital por parte de expertos en automatización y digitalización de procesos resulta esencial cuando se quiere empezar este proceso.
  1. Software para control de procesos. La elección de un software de digitalización es, sin duda, la decisión más importante y la que determinará la experiencia y el éxito de dicha transformación. Por este motivo es fundamental analizar bien las funcionalidades del software para control de procesos, valorar si sus características puedan adaptarse completamente a las necesidades de la empresa y estudiar el grado de dificultar que supondrá su implementación.
  1. Formación interna. Muchas veces se percibe la falta de formación tecnológica como una de las principales barreras de la transformación digital. Sobre todo, entre los llamados migrantes digitales, personas que nacieron en la era predigital y no se sienten tan cómodos con el uso de la tecnología. Es cierto que para ellos la adaptación a la digitalización puede suponer un mayor reto. Sin embargo, con la formación adecuada, esto no tiene porqué suponer una barrera.

Ventajas de la digitalización

Las empresas con transformación digital experimentan unos beneficios a muy corto plazo. Entre ellos, destacan los siguientes:

  • Mejora la eficiencia operativa
  • Supone una ventaja competitiva
  • Mejora la experiencia de los clientes
  • Facilita el análisis de datos (big data)
  • Promueve la cultura de la innovación
  • Permite una rápida respuesta ante los cambios en el mercado (por ejemplo, ante situaciones como la crisis provocada por el Covid-19)
  • Mejora la colaboración interna
  • Fomenta la sostenibilidad al reducir el despilfarro de papel

 

Ejemplos de transformación digital en empresas

La irrupción del Covid-19 fue un contratiempo que nadie hubiera podido imaginar. Las nuevas medidas de seguridad, el teletrabajo y el cierre temporal de puntos de venta físico y lugares de trabajo fueron medidas que tuvieron que implementarse de forma precipitada y a contrarreloj.

En ese contexto, se ha visto que las empresas que contaban con un plan de crisis y que ya habían iniciado su proceso de transformación digital han conseguido sobrellevar mucho mejor este desafío.

Esto puede verse claramente en el caso de los supermercados: los establecimientos y las cadenas de alimentación que contaban con un software para la gestión de supermercados pudieron implementar de forma mucho más eficiente todas las medidas de seguridad necesarias.

Además, la digitalización les ha permitido realizar gran parte de sus procesos operativos de forma remota, sin necesidad de desplazarse al supermercado más allá de lo imprescindible. 

Selfaudit, software de digitalización y control de procesos

Quizás hace tiempo que quieres llevar a cabo el proceso de digitalización de tu empresa, pero no sabes por dónde empezar.

De ser así, desde Selfaudit estaremos encantados de poder realizar una consultoría de transformación digital de tu negocio y así comprender cuáles son sus necesidades y la mejor estrategia a seguir.

Las ventajas de este proceso de digitalización son medibles a muy corto plazo, pero puede que temas que el paso a paso de su implementación resulte demasiado tedioso o tu empresa no esté aún preparada para ello.

De ser así, debes saber que Selfaudit es un software de digitalización y control de procesos muy intuitivo, por lo que resulta muy sencillo de utilizar. Además, contamos con un Área de Atención al Cliente donde encontrarás toda la información sobre su funcionamiento y podrás contactar con nuestro equipo de soporte, siempre que lo necesites.  

Otra de las ventajas de Selfaudit es que es un software que se caracteriza por su versatilidad. Esto le permite adaptarse a todo tipo de industrias, empresas u organizaciones (supermercados, restaurantes, hoteles, etc.).

Es, además, autoconfigurable, por lo que cada negocio puede personalizar, modificar y gestionar sus registros según sus necesidades.

Así pues, si deseas recibir más información sobre cómo Selfaudit podría ayudarte en la transformación digitalización de tu empresa, no dudes en ponerte en contacto con nuestro equipo y solicitar una demo de nuestra aplicación.